WoT: ¿Qué es la Web de las cosas?

Francamente, yo me quede en la Web 2.0. Nunca pensé que la evolución de Internet avanzaría de esta forma. Bueno. Si lo imagine. Por algo la cantidad de nuevo contenido ha crecido de forma increíble con el paso de los años. Nuevo contenido, refutaciones al contenido, teorías nuevas y crecimiento. Esto es lo que transforma a Internet en un nuevo ser vivo. Y como tal puede evolucionar. Y esa evolución ha llegado de la mano de la web semántica. La web 3.0. Pero esta vez profundizaremos en una de las muchas ramas que le permitirá a Internet empezar a comprender el mundo que lo rodea, y al mismo tiempo interactuar. Esto es la Web de las Cosas, también conocida como IoT (Internet of Things) o WoT (Web of things).

¿Pero que es la WoT?

Según Cristina Peña y Carlos Ralli  (IPv6: El motor de Internet de las cosas)  “supone conectar a la red millones de nuevos dispositivos autónomos”. Agrega en palabras sencillas, Friedemann Mattern y Christian Floerkemeier (Desde la Internet de los equipos hacia la Internet de las cosas) que: “La Internet de cosas representa una visión en la que Internet se extiende en el mundo real abarcando objetos cotidianos”. Según WebOfThings.Org (About Web of Things): “Se trata de una visión alternativa de lo que la web del futuro será. Se trata de tomar la Web como la conocemos y extenderla para que cualquier persona pueda conectar sus dispositivos a ella. Básicamente, se trata de dar ojos, oídos y todo tipo de apéndices sensoriales ubicados en cualquier parte del mundo. Es acerca de conectar el mundo físico con el virtual”. En palabras más simples aun. Es que todos los dispositivos periféricos (que son herramientas que utiliza el ser humano en su diario vivir) tengan la capacidad y función de conectarse a la web para facilitar la vida y el desarrollo de las personas.

Por ejemplo, todos los dispositivos electrónicos de la oficina pudieran activarse vía remota desde un computador o un teléfono móvil, con el que por ejemplo podríamos activar la calefacción del lugar de trabajo minutos antes de llegar, encender la cafetera de la oficina 3 minutos antes de llegar, y que se enciendan las luces 10 segundos antes de que hagamos ingreso al lugar.

¿Pero cómo funciona la WoT?

Para entender cómo funciona la WoT, debemos recordar que para que un equipo pueda conectarse a la red necesita su propia identidad. En este caso, lo que se necesita es un número de IP. El problema, es que internet venía funcionando con el IPv4 (Internet Protocol version 4) que tenía una capacidad máxima de  o sea 4.294.967.296 direcciones únicas, que con el tiempo y explosión de redes sociales, termino acabando con este numero de IP’s. Es por eso que con el inicio del protocolo IPv6 que aumentara la cantidad de registros a  que significa un total de 340.282.366.920.938.463.463.374.607.431.768.211.456 de direcciones únicas. Casi 670 mil billones de direcciones para cada milímetro cuadrado de la superficie del planeta tierra (Wikipedia: IPv6). Eso significa que la cantidad de dispositivos periféricos que podemos conectar a la red aumenta a un numero casi infinito y por lo que dice Crisitina Peña y Carlos Ralli (IPv6: El motor de Internet de las cosas) “abarca, desde sencillos sensores o actuadores para manejar electrodomésticos, hasta complejas infraestructuras públicas de alumbrado o sistemas industriales, pasando por coches y casas inteligentes”. Además según el sitio web CORBAX SEO (¿Qué trae el nuevo cambio al protocolo IPv6?) permite mantener una dirección IP constante aunque te muevas de una red a otra, y que las aplicaciones continúen activas aunque cambies de proveedores de red. Esta ventaja lleva a pensar que finalmente podamos llegar a ver la tan esperada IP móvil”

Pero el concepto de conectar un dispositivo a la red no se puede quedar ahí. Alejandra García en su tesis de Máster (Sobre Internet de las cosas y los nuevos riesgos para la privacidad) nos dice que con el esquema que nos presenta WoT, dejamos de percibir la web y los dispositivos móviles como una relación Persona a Maquina (P2M), sino que como una relación cosas con la web o Maquina a Maquina (M2M) Pero para que las maquinas puedan “comunicarse” entre si debemos recordar que para que la comunicación exista, debemos pensar en el traspaso de información entre dos entidades.  Esto se hace a través de los “Linked Data” que según el World Wide Web Consortium (Guía breve para el uso de Linked Data) es “la forma que tiene la Web Semántica de vincular los distintos datos que están distribuidos en la Web, de forma que se referencian de la misma forma que lo hacen los enlaces de las páginas web (…) La Web Semántica no se trata únicamente de la publicación de datos en la Web, sino que éstos se pueden vincular a otros, de forma que las personas y las máquinas puedan explorar la web de los datos, pudiendo llegar a información relacionada que se hace referencia desde otros datos iniciales”. Esto permitiría la conexión e intercambio de información entre las diversas identidades de los dispositivos conectados en la web, pudiendo comprender e identificar las necesidades de los usuarios. Y ese es en el fondo la gran finalidad de la “Web de las cosas”.

¿Hacia donde se dirige la WoT?

Ahora que tenemos una imagen un poco más clara de que es y cómo funciona, la siguiente pregunta que debemos hacernos es ¿Hacia dónde va? ¿Cuáles serán sus consecuencias en el diario vivir? Obviamente, lo primero que pensamos al entender el concepto de WoT es que el ser humano se deshumanizara al estar siempre conectado y pendiente de lo que ocurre con sus dispositivos. De hecho es algo común que podemos observar cuando caminamos por cualquier calle de la ciudad, en que todos están más preocupados de lo que ocurre en el celular que mirar donde estamos pisando. O que durante un evento o reunión social, los invitados o comensales se encuentren más atentos a lo que ocurre en su teléfono que la conversación que se está dando en la mesa.

Así que si, tal vez el factor deshumanizador aparezca, pero más que como una desventaja, la WoT debe ser observada como un sistema que beneficiara a la sociedad, ya que nos permitirá reducir el tiempo en hacer tareas que bien pueden ser repetitivas y que nos hacen perder el tiempo productivo (ya sea desde encender por las mañanas la cafetera, hasta quedar estancado en una congestión vial por no tener el conocimiento de vías alternativas), que el ser humano podría empezar a despreocuparse de lo que ocurre a su alrededor para empezar a enfocarse en cosas que pueden llenarlo aun mas como persona (Ya sea investigación y recreación).

Así que tal vez el Web of things sea el inicio de una era androide para la sociedad en que el factor humano, con el factor web se unan para lograr un mejor desarrollo de las capacidades propias del ser humano.

Image